Enrique Tábara 1930-2021

Hernán Rodríguez Castelo abre la letra T de su Nuevo diccionario de artistas plásticos del Ecuador del siglo XX con Enrique Tábara (1930-2021).
“Comenzó en una posición epigonal del Realismo Social vigente a finales de la década de los cuarenta, y pintó seres marginales con un neoexpresionismo duro, de tendencia al grotesco (prostitutas).», dijo Hernán.
Mi padre y Tábara fueron amigos entrañables y de muchos años. Alguna vez que lo acompañé a su casa, cuando aún vivía en Guayaquil. De él recuerdo sobre todo su cabeza completamente blanca, junto a cuadros enormes y sobrecogedores.
“Le fascina la voluptuosidad de la selva, y pinta selvas que, más allá del motivo-pretexto, eran semilleros de formas y ensayos de tensiones formales y cromáticas. Por allí se acerca a un abstracto con algo de orgánico y lúdico (Formas 1953) y tienta soluciones constructivistas, lo mismo para los motivos (El Pájaro) que para el espacio (celdillas a lo Torres García).» dice en el Nuevo diccionario.
Los “Tábara” de Hernán eran algunos de sus tesoros más preciados, representantes de una época de oro de las artes plásticas nacionales.
El Crítico siguió la trayectoria de Tábara durante décadas, fascinado por su capacidad de evolucionar, sin miedo a desencajar o disgustar con “piezas extrañas o fastuosas, una irónicas, otras mágicas y líricas.” Tan extrañas como una especie de flor hecha de piernas amarillas entre grandes hojas azules de verdes nervaduras…”.
Referencia: Nuevo diccionario de artistas plásticos del Ecuador del siglo XX. Págs. 630-634. Centro cultural Benjamín Carrión. Municipio Metropolitano de Quito. 2006. Alcaldía de Paco Moncayo Gallegos.