El tesoro escondido, por Sigrid Rodríguez

Esta tarde, a propósito de fotografiar algunos libros, abrimos un «Leonardo Tejada» y cayó un sobre.
Sebastián lo abrió y nos hallamos un tesoro: una tarjeta de cumpleaños de Hernán para Doménica… Tenía dentro un dibujo hecho por ellos dos, unos billetes y un «feliz cumpleaños nueve».
Desde que ella nació, como lo hizo el mismo día de mi cumpleaños, él se olvidó del mío, como de muchos otros, pero nunca el de los hijos de los hijos.
Ahora, considerando que Sebas y yo hallamos el regalo, opinamos que lo justo sería dividir el tesoro, lo que dejamos al buen criterio de la cumpleañera.